miércoles, 24 de julio de 2013

Senda de Priañes


Salimos de Oviedo por la A-63, tomamos la salida a Trubia y al llegar a la glorieta de la entrada tomamos la carretera AS-233 al Escamplero. Llegar a la presa El Furacón donde tomamos la desviación a la izquierda  que indica a Priañes, pronto llegaremos hasta este pueblo ovetense. 




Cruzamos el pueblo hasta su parte alta y entramos en el parque  Arturo Fernandez. En el centro del parque se encuentra una escultura en bronce del actor, obra del escultor Santiago de Santiago





      Cruzamos el parque hasta el final, donde encontramos un panel explicativo de la Senda de Priañes





En este punto tomamos la senda que desciende  por un camino  entre prados y campos de cultivo.





           El camino de tierra discurre arropado por árboles como castaños, robles y avellanos.





Entramos en un bonito bosque de castaños encontrando en su centro un área de recreo poco cuidada, la hierba cubre mesas y bancos






           Por un sendero casi tapado por la maleza llegamos a este túnel, 




Pasado el túnel la senda discurre por la margen derecha del río Nalón, bajo gran variedad de árboles de ribera como sauces, alisos, olmos…..





      Pronto llegamos a la central hidroeléctrica de Priañes. Aquí se encuentra este puente colgante sobre el río Nalón.






Cruzado el puente nos encontramos una casería con varios caballos pastando.




El camino continua atravesando esta vega hasta llegar a la estación de FEVE de Santa María. Santa María es un pueblo del concejo de Grado formado por varios barrios. Fue pueblo ejemplar de Grado en el año 2012.



    Cruzamos las vías del tren y tomamos una pequeña carretera que, bajo preciosos cerezos con su fruto  a punto de madurar, nos sube hasta el barrio de Zorante 
La aldea de Zorante
 conserva buenos ejemplos
 de arquitectura tradicional
 como hórreos y paneras.



   Cruzamos la aldea hasta su parte alta donde tomamos una desviación a la izquierda que nos lleva hasta la iglesia parroquial dedicada a Santa María. Aquí decidimos dar la vuelta por el mismo camino hasta la central Hidroeléctrica de Priañes.




     Al llegar a la explanada de la central, subimos estas escaleras para dar la vuelta por la carretera que sube al pueblo.




En este tramo  la maleza cubre casi totalmente la subida



   Salida del agua de la central para juntarse con el ríoNalón que acabamos de cruzar por el puente colgante






Central Hidroeléctrica de Priañes





Embalse sobre el río Nora que abastece la central





Mientras subimos de vez en cuando, a nuestra derecha , la maleza nos permite ver la vega que acabamos de cruzar.





      Abajo vamos dejando el río Nora. 


 


          Vistas a   derecha e izquierda desde el alto, llegando a Priañes.

   
Al entrar en Priañes tomaremos una indicación a la izquierda que nos lleva al mirador de los meandros del Río Nora. Al fondo vemos la central hidroeléctrica por donde pasamos.

Meandros del Río Nora
Vista desde el mirador










Contemplando esta maravilla y con esta bonita vista damos por finalizada nuestra ruta volviendo nuevamente al punto de donde habíamos partido.






Ruta de Cortes a Lindes (Quirós)




Hoy amanece un buen  día y aunque no tenemos nada preparado salimos de Oviedo con la intención de conocer algo nuevo. Tomamos la carretera N-634 hasta Trubia; Aquí continuamos dirección a Proaza, pasada Caranga nos desviamos a Bárzana (Quirós) y llegamos a Santa Marina, donde la carretera regional QU-4 nos lleva al pueblo de Cortes.



En Santa Marina hacemos la primera parada. Ésta es una pequeña población que  apenas dista  2 Km de Barzana, situada en un cruce de caminos y es aquí donde termina la senda del Oso quirosana



Este es un cargadero construido hacia 1884 con el fin de transportar  el carbón desde sus minas hacia Trubia. La estructura del cargadero consiste en cuatro fachadas apoyadas en pilares de mampostería. Fue utilizado hasta el cese de las explotaciones en 1965.


Pasado el cargadero y después de 8Km llegamos al pueblo de Cortes, donde nos recibe La Iglesia Santuario de San Melchor, primer santo asturiano, mártir en Vietnam y vecino de este pueblo.



Visitamos la Iglesia presidida por la talla y las reliquias de San Melchor. El último fin de semana de agosto aquí se celebra la festividad de San Melchor,  a la que acuden gentes de diversos lugares  participando en una misa al aire libre,  procesión hasta la casa natal del santo , y disfrutar después de una comida campestre.



Visitada la Iglesia y dejando la visita del  pueblo para la vuelta, decidimos seguir  por la carretera hasta el pueblo de Lindes, situado a unos 3 Km.



Acompañados por estos maravillosos paisajes y después de un pequeño paseo, al fondo aparecen las primeras imágenes de Lindes, con Peña Rueda al fondo.




En el centro del pueblo se encuentra su templo parroquial dedicado a Santo Tomás.




Lindes es un pueblo fantasma, pues está deshabitado. Frente a la iglesia, la fuente.9




Nos llama la atención esta casona con su hórreo y palomar





Justo al lado de la casona se encuentra esta otra casa (la diferencia habla por sí sola)




Llegamos al final del pueblo donde podemos contemplar estas vista. Ante esta panorámica tenemos  que sentarnos y recrear nuestros sentidos.




Y es aquí donde decidimos emprender el camino de regreso nuevamente hacia Cortes




Volvemos a divisar el pueblo de Cortes y la Sierra del Aramo al fondo




Antes de entrar en el pueblo tomamos esta senda que nos va subiendo, poco a poco, hasta el pueblo.




Mientras subimos vamos contemplamos sus verdes prados, sus árboles y sus montañas.





Cortes, es una pequeña aldea  de montaña, situada a los pies del imponente macizo de Peña Rueda.





Mantiene un entorno rural auténtico y donde su medio centenar de habitantes aún desarrolla labores ganaderas.




Destaca la arquitectura popular de sus casas construidas con grandes bloques de piedra y puertas de dos hojas.




Se conserva la casa natal de San Melchor, una humilde vivienda de dos plantas que ha sido rehabilitada.




A la entrada del pueblo y con vistas al valle del río Lindes, se encuentra una extensa área recreativa donde haremos nuestro último descanso.






Hacía tiempo que teníamos ganas de visitar estos pueblos, de los cuales habíamos oído hablar mucho, por eso hoy hemos matado ese gusanillo, pero nos ha quedado pendiente para otro momento, el poder hacer alguna de las rutas que parten desde estos pueblos.



jueves, 11 de julio de 2013

Ruta desde Santa María a Braña Zarameo


Tomamos la autopista AS-63. Salimos en Trubia, pasamos Proaza y nada más pasar Caranga tomamos una desviación a la derecha hacia San Martín de Teverga. Al llegar a las Ventas una desviación a la izquierda nos indica a Santa María.

 


 Aparcamos a la entrada del pueblo, lo primero es dar un paseo por esta pequeña aldea de orografía muy pronunciada.





La capilla de la Granda (rehabilitada, con el trabajo de sus vecinos) se encuentra junto a  una gran panera  y a la sombra de un viejo tejo.



Tomamos este camino hormigonado que nos va subiendo a la parte alta del pueblo, mientras podemos ver casas rehabilitadas al lado de otras totalmente abandonadas
 

 Tipicas casas antiguas de aldea, ejemplos de arquitectura tradicional





Vemos  otro barrio de Santa María de Traspeña . Al fondo está el lugar al que nos dirigimos hoy.





Termina el pueblo y seguimos por una pista que penetra en una zona arbolada. Agradecemos  la sombra de castaños avellanos y robles.



La pista de tierra y piedra suelta cruza un bonito pinar y  en continuo zig-zag va ganando rápidamente altura.




Dejamos el pinar, adentrándonos ahora en un hayedo que nos protege de los rayos de sol que ya comienza a calentar.




De vez en cuando los árboles nos abren una ventana para que podamos disfrutar de maravillosasvistas.




Volviendo la vista a atrás podemos contemplar los paredones calizos que forman la Sierra de Sobia.




Dejamos los bosques y ahora el monte bajo nos acompaña e indica que nos encontramos a bastante altura.



Encontramos algunas fincas con sus cabañas derruidas, cubiertas por la hierba, la maleza y casi escondidas entre  viejos fresnos.


Cruzada una portilla metálica, entramos en la collada  Minchadoiro  situada en la base de Peña Collada. Inmediatamente un grupo de caballos captan nuestra presencia y se acercan a saludarnos (este nos acompaña un rato)



Atrás dejamos Peña Collada, con una vieja cabaña rodeada de fresnos a sus pies.  La presencia de caballos y yeguas con sus potros dan vida y alegría a la collada.



Continuamos nuestro camino y llegamos a la collada Cochadiella. Pasamos junto a esta cabaña en buen estado y ya tenemos enfrente los grandes murallones de la sierra  Sobia


Nos desviamos un poco para  contemplar las espectaculares vistas de la zona de Caldoveiro y Cuevallagar, y en sus faldas  inverosímilmente encaramados los pueblos de Fabar y Bustiello. Abajo Santa María de donde partimos.



Al llegar al alto comenzamos a divisar la majada Mingoyo y el Pico Gorrión.



Continuamos por este camino bien marcado y llano, cosa que agradecemos después de la pronunciada subida.




Espectacular vista de la Sierra de Caranga, detrás La Airua Naval y la Sierra del Aramo. A la derecha la Sierra del Gorrión




 Atrás una bonita vista de Peña Collada






Llegamos al Collaín donde las vacas descansan siempre pendientes del que pasa





Las vistas son espectaculares, a nuestra izquierda Peña Collada, enfrente la sierra de Caranga y abajo el pueblo de Caranga.



Seguimos caminando y encontramos a nuestra derecha una amplia campera plagada de  numerosos espinos blancos en plena floración, que son usados por el ganado que pasta en estas praderas para protegerse del sol.



Bajando, un poco a la izquierda de la campera, encontramos la Braña de Zarameo  aquí contemplamos un grupo de cabañas; unas casi derruidas,  alguna restaurada y alguna en proceso de reconstrucción.



Cruzamos la braña y bordeándola volvemos a asomarnos al Valle  Mingoyo, divisamos abajo el pueblo de Caranga,a la izquierda Peña Collada, enfrente la Sierra de Caranga y al fondo la Sierra del Aramo.





Después de contemplar maravillosas vistas, decidimos dar por finalizada nuestra ruta. Damos la vuelta disfrutando nuevamente de este maravilloso paisaje.

Otra bonita ruta y otro bonito rincón de nuestra preciosa  Asturias que merece la pena conocer.